La economía es un sistema de creencias y estamos gobernados por sus seguidores

Ya se trate de evidencias o de cuestiones morales, la economía moderna tiene un déficit de credibilidad importante. Las personas y el mundo físico sobre el que nos apoyamos, no responden a los supuestos simplistas de la teoría económica. El libro “Credo: creencias económicas en un mundo en crisis” de Brian Davey nos lleva en un viaje a través de las teorías dominantes en la historia de la economía, contrastando la teoría económica con la creciente evidencia sobre el fracaso de la economía.

Este es un tema importante, ya que estos errores podrían ser la base de muchos de los dilemas, aparentemente sin solución, a los que se enfrentan la sociedad actual, desde la desigualdad económica al cambio climático. A medida que el mundo se tambalea al borde de la crisis financiera global, tenemos que reflexionar largamente sobre las teorías que nuestros líderes creen que ofrecen la salvación de nuestras dificultades actuales.

La búsqueda continua de crecimiento implica claramente el aumento del daño a la biosfera de la Tierra y a sus poblaciones humanas y no humanas. Y aunque en el debate político actual es probable que se desestimen estas ideas heréticas, es necesario cuestionar la teoría económica, los valores y la identidad de la clase política y lo que deberían hacer por nosotros.

Durante las dos décadas siguientes a los años 80 los economistas neoliberales tomaron posesión de los gobiernos occidentes y muchos ciudadanos sintieron que los términos casi místicos de la economía (derivados de cobertura, apalancamiento, contangos, etc) estaban más allá de la comprensión de la mayoría de la gente común. Y sin entender esos términos, independientemente de que se pudiera tener la corazonada de que algo andaba mal, ¿cómo desafiar las teorías que habían llevado a la clase política al poder?. Finalmente llegó la crisis financiera de 2007/8 demostrando que los responsables de este sistema tampoco habían entendido la complejidad y el riesgo de esas prácticas. Los políticos siguieron estas teorías como una cuestión de confianza en el mercado y en sus procesos, a pesar de las aparentes advertencias de su fracaso inminente, aunque aquellos que estaban fuera de la economía “ortodoxa” ya habían vislumbrado hacia dónde se dirigía a largo plazo la economía.

La pregunta es ¿los economistas no han aprendido nada de ese fracaso?, o ¿es a través de la austeridad que quieren justificar y convencer de su sistema de creencias dogmáticas sin haber cuestionado ningún cambio después de la experiencia vivida?

9780954051044

El daño ecológico estimulado por la teoría económica

El celo ideológico de los economistas ortodoxos les ciega a ver los impactos perjudiciales que promueven sus teorías.

El valor real de análisis descriptivo de Davey es doble, se analiza la economía de una manera que los no economistas pueden entender y también une las teorías que están detrás de la economía a las prácticas perjudiciales que están impulsando la crisis ecológica humana hoy en día, de la agricultura intensiva / fábrica, a la austeridad, a la forma en que estamos distribuyendo nuestro tiempo personal.

Por ejemplo, cada vez son más las evidencias en los estudios de campo realizados que demuestran que los riesgos en la extracción de petróleo por fracking son altos, y en las zonas donde se realiza existe un alto perjuicio en la salud pública y en el medio ambiente. Sin embargo, por simple arrogancia o por un sesgo optimista, la clase política se ha convencido de que fracking es una solución a nuestros problemas económicos, a pesar de que son pocas las evidencias verificables que demuestren esas afirmaciones, y ya hay miles de millones en pérdidas.

La economía es un reflejo del poder

En última instancia, como en otros muchos sistemas personalizados o de creencias, lo que consagra la economía es un orden social, uno donde una minoría dominante es capaz de tomar una pequeña cantidad de la riqueza de cada miembro de la mayoría a fin de mantener y mejorar su posición.

Una vez más, en un mundo en el que estamos tocando los límites del crecimiento material humano, los modelos políticos de bienestar basados en la riqueza y el consumo están dañando a la sociedad humana en el largo plazo. Las evidencias de que estamos dirigiendo hacia un fracaso a largo plazo son palpables, como en el caso de las señales de advertencia antes de la caída de 2007. El problema es que los que están en posiciones de poder no desean verlo.

Existe una brecha entre la realidad física y la creencia “sobrenatural”, como es el caso del rechazo por parte de los economistas ortodoxos de los límites ecológicos, que es causa de la crisis ecológica actual y que evita que los políticos implementen soluciones efectivas.

‘Cambiar’ requiere un cambio en la teoría económica

La economía no es del todo malo, la Economía Ecológica y la teoría Decrecimiento presenta un marco para una economía que, al igual que su antecesora clásica, interioriza las realidades biofísicas del mundo en que vivimos.

La economía exige que maximicemos la productividad y la eficiencia económica con el fin de producir el mayor crecimiento y rentabilidad financiera. Y, en esa búsqueda, el valor de la sociedad humana y del medio ambiente sólo son “externalidades”, o sea, factores económicos en la producción, reducidos a un valor monetario, que se debe minimizar y evitar a toda costa.

Cuando los políticos prometen un crecimiento económico y una economía más fuerte, no pueden garantizar que nuestro bienestar personal mejorará. Eso es porque el bienestar no puede ser valorado económicamente como parte de ese proceso. Para los economistas neoclásicos idealizamos las unidades que consumimos, en tanto que somos considerados como homo economicus, intentamos maximizar la utilidad como consumidores y el beneficio como productores.

El mundo está al borde de una crisis ecológica, impulsado por una “burbuja” de combustibles fósiles en un sistema humano, habilitado para el desarrollo económico y tecnológico. El problema es que los economistas y sus acólitos políticos no pueden reconocer las señales del abuso ecológico, puesto que hacerlo sería cuestionar toda su perspectiva ideológica.

 

Dentro de su exposición de la economía como una teoría cuasi-religiosa, el libro de Brian Davey nos ayuda a entender por qué la teoría económica nos está conduciendo hacia una falla en el sistema mundial, y por qué la política y la economía son incapaces de responder a la crisis ecológica que la presión de la búsqueda del crecimiento económico ha generado. En cambio, apoyados en la arrogancia económica, muchos líderes mundiales piensan que todavía queda mucho para que los límites ecológicos hagan quebrar al desarrollo económico.

La economía es mucho más que el estudio de los flujos del dinero, es un sistema de creencias que sirve a un propósito muy útil para los que cosechan los beneficios. Pero como Brian Davey muestra en su libro, está dejando que el resto caigamos, sacrificando el bienestar humano, mientras se conduce al planeta a la calamidad ecológica.
Este análisis arroja un problema importante desde el punto de vista ecológico del mundo. Si la economía es un sistema de creencias, ¿cómo podemos convencer a los devotos de la economía con argumentos racionales, y en particular los políticos,  cuando su punto de vista se basa en una auto-justificación de la “fe” en el materialismo?

La búsqueda de la riqueza material trae inevitablemente el dolor cuando descuidamos el valor innato e inmaterial de las personas y de los seres vivos que nos rodean, un punto sobre el cual muchas otras grandes religiones del mundo tienden a estar de acuerdo.

Un libro oportuno que abre un debate en el que deberíamos de participar como sociedad.

 

No te pierdas el resto de post de Inspiracción Social, haz click aquí.

Recetas de innovación social, economía en transición y resiliencia para un desarrollo sostenible a la medida de las personas.

Fuente: http://www.theecologist.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s